La Hora Dorada

Los crepúsculos abren siempre la puerta a los mejores instantes para tomar fotografías de paisajes.
La luz cálida y oblicua de los amaneceres y atardeceres genera colores y sombras que no se consiguen en ningún otro momento del día.
Dentro de ese tiempo crepuscular existe la llamada Hora Dorada, un momento en el que la luz incidental del comienzo o el final del día pinta los paisajes de increíbles tonos rojizos, amarillos, naranjas y dorados.
Es ese instante en el que el sol está ya por salir o recién acaba de desaparecer.
Es ese instante ideal para los fotógrafos.
Magia pura para las imágenes.

FOTO: Crepúsculo sobre el Canal de Beagle, en las orillas de la ciudad de Ushuaia.

Dejar comentario

1 × cuatro =